Notice: Undefined index: HTTP_ACCEPT_LANGUAGE in /var/www/vhosts/exlibrisediciones.com/pap.es/header.php on line 13
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Media: 4,5 (1 voto)

Vol. 12 - Num. 45

A la Pediatría desde el Arte

A la Pediatría desde el Arte

Iván Carabaño Aguadoa

aServicio de Pediatría. Hospital Universitario 12 de Octubre. Madrid. España.

Correspondencia: I Carabaño. Correo electrónico: carabano1975@hotmail.com

Cómo citar este artículo: Carabaño Aguado I. A la Pediatría desde el Arte. Rev Pediatr Aten Primaria. 2010;12:139-40.

Publicado en Internet: 31-03-2010

Resumen

Sin resumen asociado

cuadro Pepito constipado

Pepito constipado. Ignacio Pinazo. 1885.

Pepito constipado, obra de Ignacio Pinazo.

Ignacio Pinazo (Valencia, 1849), precursor del estilo de talentos mayores como Joaquín Sorolla, fue un gran pintor de niños. Puede que su carácter afable, introvertido y solitario le ayudara a comprender a los pequeños y a saber plasmarlos sobre el lienzo. También, a no saltar a la fama.

En Pepito constipado el autor representa el pan nuestro de cada día de los pediatras: la infección respiratoria de vías altas, no sin grandes dosis de humanidad y ternura. Sus protagonistas: los ojos, en los que se adivina una tristeza de enfermedad, y la nariz, roja de tomate, en la que se pueden leer las consecuencias del ir y venir del pañuelo.

cuadro niñera paseando bebé

Bulevar. Malevich. 1903.

Bulevar, obra de Malevich.

Antes de dar el salto hacia la abstracción y el suprematismo, Vladimir Malevich estuvo influido poderosamente por el impresionismo francés. Pero, a diferencia de ellos, su punto central de atracción no fue la luz, sino el color.

De este modo, en sus cuadros se esmeró en representar parques y jardines, llenos de colores insólitos, y por los cuales pululan figuras humanas sin rostro, anónimas y distanciadas. La de esta niñera que pasea a un bebé es una clara muestra.

Hay quien ha visto en Bulevar una denuncia de corte social. Para ello, argumentan que hay un claro contraste entre la muchedumbre ociosa que camina al fondo del cuadro y la joven cabizbaja y ausente que, con disciplina, empuja la sillita.

Es importante señalar que estamos ante una de las primeras muestras de pintura con niño en las cuales no hay un niño. Esto es, se alude simbólicamente a éste, pero sin llegar a mostrarlo.

Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios.