Artículo sin valoraciones

Vol. 8 - Num. 32

Pediatría Basada en la Evidencia

¿Qué hacer ante el hallazgo de un soplo cardíaco en un niño asintomático?

Paz González Rodrígueza, Javier González de Diosb, José Cristóbal Buñuel Álvarezc

aPediatra. CS Barrio del Pilar. Madrid. España.
bServicio de Pediatría. Hospital General Universitario de Alicante. Departamento de Pediatría. Universidad Miguel Hernández. ISABIAL-Instituto de Investigación Sanitaria y Biomédica de Alicante. Alicante. España.
cPediatra. Área Básica de Salud Gerona-4. Instituto Catalán de la Salud. Gerona. España.

Cómo citar este artículo: González Rodríguez P, González de Dios J, Buñuel Álvarez JC. ¿Qué hacer ante el hallazgo de un soplo cardíaco en un niño asintomático? Rev Pediatr Aten Primaria. 2006;8:659-70.

Publicado en Internet: 31-12-2006 - Número de visitas: 6790

Resumen

El hallazgo de un soplo cardíaco al auscultar a un niño es frecuente en la práctica pediátrica y es la primera causa de consulta con el cardiólogo infantil. La disyuntiva que se plantea es la de decidir si se trata de un soplo funcional o de si es necesaria la realización de estudios complementarios. El 50% de los niños puede tener un soplo cardíaco; se trata en la mayoría de los casos de un soplo ?inocente? o funcional, aunque esto varía con las edades y es más probable que se trate de un soplo funcional en los niños mayores y que haya una anomalía en neonatos y lactantes. Su detección conlleva con frecuencia la realización de una serie de exámenes complementarios que incluyen electrocardiograma y radiografía de tórax. Sin embargo, su realización de forma rutinaria podría no estar justificada. En los estudios analizados su realización no ofrece ventajas para distinguir un soplo inocente de uno que no lo es; en algún estudio se ha encontrado que incluso podría actuar como factor de confusión. Dentro de las estrategias más rentables para valorar un soplo en un niño estarían la derivación selectiva de pacientes al cardiólogo y la derivación de todos los niños con soplo, bien al cardiólogo o a realizar un ecocardiograma. Estas dos últimas estrategias incrementan el coste de forma considerable. Así pues, la mejor manera de clasificar un soplo, incluso en una época de gran desarrollo tecnológico como la actual, continúa siendo la realización de una cuidadosa evaluación clínica de los niños con un soplo cardíaco. Si se sospecha que el soplo es patológico se debe derivar al cardiólogo infantil para su valoración.

Palabras clave

Diagnóstico Electrocardiograma Radiografía torácica Soplo cardiaco

El contenido íntegro del artículo no está disponible en formato web, pero puede descargarlo en formato Acrobat Reader (PDF).

Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios.