Artículo sin valoraciones 
Este artículo sólo existe en formato electrónico

Leído. Libros, revistas e Internet

Déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) y dieta mediterránea

Referencia para citar este artículo:

Déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) y dieta mediterránea. Rev Pediatr Aten Primaria. Vol. 19. N.º 75. Septiembre 2017.

Publicado en Internet: 08/09/2017


  • Ríos-Hernández A, Alda JA, Farran-Codina A, Ferreira-García E, Izquierdo-Pulido M. The mediterranean diet and ADHD in children and adolescents. Pediatrics. 2017;139:e20162027.
  • San Mauro Martín I, Blumenfeld Olivares JA, Garicano Vilar E, Echeverry López M, García Bernat M, Quevedo Santos Y, et al. Nutritional and environmental factors in attention-deficit hyperactivity disorder (ADHD): a cross-sectional study. Nutr Neurosci. 2017;11:1-7.

El trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) es la patología del neurodesarrollo más frecuente, con una prevalencia mundial estimada en el 2,6-4,5% (entre el 5 y el 8% en estudios en población española). Este trastorno afecta a varias esferas de funcionamiento del paciente (personal, familiar, académica, social, etc.), y por lo tanto el tratamiento debe ser multimodal (se debe tratar en el ámbito personal, familiar, académico, etc.).

La dieta mediterránea es una dieta rica en frutas y verduras de temporada, frutos secos, cereales integrales, legumbres, lácteos y, en menor medida, alimentos proteicos como pescado y carne, siendo el aceite principal el de oliva. Esta dieta fue durante varios siglos la dieta predominante en los países del mediterráneo, habiendo demostrado, en recientes estudios, importantes beneficios en la salud cardiovascular. Posiblemente los beneficios de esta dieta no solo se deban a la presencia de componentes saludables, sino de la correcta combinación de los múltiples componentes, sin olvidar los posibles beneficios de los aspectos sociales de la dieta mediterránea, ya que esta se realiza en culturas donde los ritmos circadianos giran en torno a las comidas, siendo estas un momento de parón en las actividades diarias y aprovechando este momento para socializar con el ambiente que nos rodea (familiar, amistades, profesional).

En estos dos estudios de casos y controles realizados en España (en el Hospital Sant Joan de Déu, Barcelona, y en el Hospital del Escorial, San Lorenzo del Escorial, Madrid), se hallan diferencias estadísticamente significativas en la encuesta de cumplimiento de dieta mediterránea (KIDMED), validada para niños, entre los diagnosticados de TDAH y los del grupo de control. Esto implica que los niños con TDAH cumplen con menos frecuencia el patrón de dieta mediterránea.

La pregunta que habría que responder ahora es si estos resultados son causa o efecto, para saber si debemos recomendar a nuestros pacientes con TDAH que sigan los patrones de dieta mediterránea.


Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios.

ISSN 2174-4106  Publicación Open Acess, incluida en DOAJ, sin cargo por publicación.

Política de Privacidad | Mapa Web | Copyright 2017 Lúa Ediciones 3.0 | Contacto